A esta tragona la conocí en una fiesta de Maule

Sudorosa y ojerosa tras una noche entera de sexo, esta tragona seguía metiéndose mi verga a la boca de madrugada, esforzándose por introducírsela hasta la garganta. Ella no se anda con engreimientos a la hora de chuparme la pichula. Se lo mete hasta la raíz y le sale tanta saliva que me deja todo embarrado. Su saliva se mezcla con mi semen a la hora que la eyaculación es inevitable. Sin olvidar su sudor pues las frazadas dan mucho calor que se suma al que generamos con nuestros cuerpos. En resumen, fue una noche realmente muy húmeda y extremadamente placentera.

Vídeos porno relacionados