Bastaron unos tragos para que se trague mi verga

La invité a mi depa y tras unos cuantos tragos ella solita se puso de rodillas para tragarse mi verga. Yo la tenía tiesa como un palo así que me dediqué a disfrutar del espectáculo por unos minutos y luego, llevado por la excitación la cogí de los cabellos y se lo metí todo, atragantándola con mi falo erecto. La hembra era aguantadora así que siguió con la faena a riesgo de vomitarse encima de mí. Luego la clavé contra la mesa mientras ella se abría las nalgas con las manos para facilitar una penetración más profunda, por un largo rato.

Vídeos porno relacionados