Compañera de clases recibe mi verga en la sala

Largas horas de estudio hizo que nos comprometemos muy bien y como ese verbo rima con penetremos pues decidimos dejarnos llevar por el viejo dicho que la carne llama a la carne y lo hicimos sin pensar en nuestras respectivas. Cogimos en la sala de mi casa, sin terminar de sacarnos la ropa y dejándonos arrastrar por la pasión del momento. Tanto fue así que ella ni se quitó los lentes y me la chupó como una experta y luego se acomodó sin que yo le dijera nada sobre el sofá nuevo blanco que me ayudó a comprar mi novia.

Vídeos porno relacionados