Con la desnudista en un cuarto de hotel barato

Necesitaba quitarme la calentura, por eso fui a un bar de nudistas y contratar a una puta; de esas que cobran barato. Fuimos al salón y la puta me comenzó a bailar y todo se sentía rico, le tocaba las nalgas y podía manosear las tetas, la cosa es que no podía aguantar y me saqué la polla y me comencé a masturbar enfrente de ella. La mujer se puso en cuatro y sólo atino decirme: vacíate en mis nalgas, te saldrá barato. Así que obedecí sin chistar, llevado por la excitación y porque me la quería terminar de follar ahí mismo, aunque nos vieran ojos extraños.

Vídeos porno relacionados