Esa hembra me dejó sin leche en Las Condes

Mi imaginación voló cuando hicimos el 69, cosa que me gustaba hacerlo mucho porque veía mejor el pene y él se comía mejor mi concha. Estaba tan húmeda que espera que eyaculara en mis manos para bañarme la vagina en su leche. Luego la volteé de lado y la comencé a follar en el asiento: ahí su piel brillaba mucho y los hizo mucho más cuando solté mi semen encima de ella. En conclusión, la llené de leche tantas veces que no pude volver a tener una erección completa en dos semanas. Esa hembra sí que sabe exprimir el pene de un macho.

Vídeos porno relacionados