Flaco de Calama le mete su verga a extranjera pedilona

Rosangela era una chica solitaria y con el ego marcado: su piel blanca, acento extranjero y cabello castaño la hacían toda una dama para respetar. Pero todo eso acabo cuando estando cerca de ella le metí la mano: la muy puta se enojó y me metió un puñete en la cara; yo le respondí con un beso mientras le bajaba el calzón a través de su falda y me fui corriendo; ella me seguía sin nada abajo hasta que llegamos hasta el piso más alto del edifico: ahí follamos cuando apenas la tiré al suelo. La cogí como a una puta, pero gratis.

Vídeos porno relacionados