La invité a salir y una semana después me la tiré

Cuando la conocí, supe que no tardaríamos en irnos a la cama, lo cual se cumplió una semana después. No tuve que declararme ni nada por el estilo, simplemente la invité a mi cuarto, abrí un par de cervezas y tras unos besos, acabamos en la cama. Dos horas y tres polvos después a ella le entró la duda moral de qué estábamos haciendo y yo le dije que no éramos simples amigos porque los amigos no se metían juntos a la cama a coger, ni éramos pololos pues yo le había pedido que lo fuéramos, simplemente éramos follamigos cariñosos.

Vídeos porno relacionados