Lamiendo el ano en Paine a una amiga brasileña

Me gusta las brasileñas, pero esta chica que conocí es diferente al resto, tiene un rostro hermoso que acompañas sus ojos marrones y su cabello corto; y tiene un culito rico que debe saber al cielo. Me la estuve jugueteando por casi un mes y recién ayer se me entregó con todo como debe de ser. Le hice una buena sopa en su conchita cerrada, le chupe cada teta como su fuera un bebé y al llegar su culo le pase cientos de veces la lengua a su ano. Ese beso negro la volvió loca y se entregó por completo. Me juró que sería mía hasta la muerte.

Vídeos porno relacionados