Le muestro mi pene, ella solita se pone en cuatro

Sentado al lado de mi amiga, no se me ocurrió mejor idea que mostrarle mi pene erecto. Ella ni se inmutó pues al parecer estaba acostumbrada a ese tipo de espectáculo. Su fama de califa la precedía así que yo tampoco le insistí. Poco a poco ella superó su indiferencia y empezó a prestarme atención. Al rato empezó a tocarlo y al notar la consistencia decidió probarlo en la cavidad natural para recibirlo. Solita se puso en cuatro y yo no tuve otra opción que acomodarme detrás de ella y clavarla en esa pose que no es de mis favoritas pero me agrada para empezar.

Vídeos porno relacionados