Madre de mi amigo me consuela en su propia casa

Después de una discusión con mi polola me metí una borrachera de órdago y acabé en casa de mi amigo. Cuando él se fue a trabajar quedé al cuidado de su madre, que muy solícita se ofreció a consolarme con una buena cogida para olvidarme de la ingrata de mi polola. Recuerdo sus manos largas y finas acariciando mis partes mientras se iba desnudando sin prisa pero sin pausa. Hasta ese día yo no la había mirado como mujer pero mientras menos ropa tenía, se ponía más buena. Se conservaba muy bien y a la hora de coger, demostró que estaba muy bien entrenada por su marido.

Vídeos porno relacionados