Me cogí a mi abogada para celebrar mi divorcio

Dice el viejo y conocido refrán que no hay peor negocio que un divorcio. Pero felizmente estuve asesorado por una eficiente abogada que me acompañó durante todo el proceso. Cuando terminamos con todos los trámites, tras largos meses de acudir a tribunales con jueces parcializados, habíamos compartido tantas horas junta que inevitablemente acabamos en la cama. Allí pude demostrarle todo mi agradecimiento de manera muy pétrea con mi verga endurecida y ella me demostró que era toda una zorra en la cama además de tener una lengua muy florida que se comparaba a la que usaba al hacer sus alegatos.

Vídeos porno relacionados