Me dieron de alma en mi propia casa de Chaitén

Al momento de llamar al servicio delivery de pizza, yo no tenía dinero para pagar: por eso me vestí como puta; no tenía calzón, no tenía sostén y andaba sin zapatos. Cuando dejé entrar al señor de la pizza le dije que no tenía con que pagar; y en eso me puse en cuatro poniéndole todo el trasero delante. De seguro se me notaba toda la raya de la vagina: seguro fue por eso que sentí como su enorme mano se metió en mi entrepierna. Me dieron de alma en mi propia casa, en mi propio sofá de la manera más brutal y rica.

Vídeos porno relacionados