Me tiré a mi empleada del hogar en Talcahuano

El culo de mi empleada siempre fue una tentación apenas llegó a mi casa, por eso siempre me gustaba culearla cada noche que mi mujer se iba a trabaja. La negra era una buena empleada y aparte sabía moverme la cola cuando la culeaba, también sabía chupar rico cuando venía enojado del trabajo; a su vez sabía darme masajes cuando estaba estresado de andar con mi mujer. Por eso la quería tanto que cuando la follaba le decía mi amor o mi bebé, ella también me hacía caricias ricas y me besaba rico el pene, pero lamentablemente no era mi esposa, porque si no todo sería perfecto.

Vídeos porno relacionados