Mi amiga de Antofagasta vino de visita y la reventé

Siempre le había tenido muchas ganas pero no había tenido la ocasión de cogérmela. Hasta que vino de visita por una semana y me la cogí desde la primera noche. Para buena suerte mía, ese mes mi polola se había ido con sus padres así que tuve la cancha libre para satisfacer mis bajos instintos con esa hembra que en la cama demostró una y mil veces que era toda una experta. Mi falo no podía estar endurecido sin que ella lo notase y de inmediato buscase la forma de dejarlo blando, completamente fláccido hasta la siguiente ocasión. Era muy exigente.

Vídeos porno relacionados