Un buen cunnilingus a la esposa del vecino

Soy tenista profesional y mi carrera implica mucho desgaste físico, tanto que no puedo tener sexo días antes de un partido, pero todo eso cambio cuando conocí a Maximiliano. Este tipo era un gigolo en la cama, sabía de todo y en todas posiciones. Un día me hizo abrirme tanto nunca más quise dejar de hacer esa posición. Aparte le gustaba comer frutas dulces por eso su semen era distinto: sabía a miel de caña, pero con menos azúcar. Su semen era tan rico que muchas veces lo guardaba en un frasco para comérmelo con alguna ensalada o comida natural que caiga a la perfección.

Vídeos porno relacionados